Archivos de la categoría:Actualidad

Participo en Córdoba en una Mesa Redonda sobre ‘Unión Europea, soberanía popular y soberanía económica’

El pasado 26 de noviembre participé en Córdoba en la Mesa Redonda ‘Unión Europea, soberanía popular y soberanía económica’, donde reflexionaba sobre dónde reside realmente la soberanía de ciudadanos y territorios.

¿Quién ostenta en la actualidad la soberanía en todos los ámbitos en nuestros territorios?

Visto desde Andalucía, que es el Sur del Sur, y no me refiero al decirlo a una imagen poética sino geopolítica, y al margen de conflictos fronterizos y de refugiados, creo que hay datos suficientes para sostener que Andalucía en su relación económica con el resto del estado y con Europa tiene un papel, en no pocos aspectos, de Neo-colonia. Tercera por volumen de PIB en 2016 pero en la posición 18, a la cola y sólo delante de Extremadura, cuando dividimos ese PIB por las personas que vivimos en esta hermosa tierra. Vendemos nuestro buen tiempo y exportamos agua y suelo en forma de frutas y hortalizas al norte más rico y con más agua. Menos mal que el PIB no es un buen indicador del buen vivir o el bienestar de las personas.

Se ha abierto, un importante debate: ¿es necesario abrir un proceso constituyente? Pues sí. Hay que abrir ese debate y reflexionar sobre cómo será nuestra convivencia en el futuro cercano. Y debiéramos abordarlo pensando en España y en Europa, como algo nuestro, que nos atañe. Desde lo emocional. Sólo si sentimos como nuestro el territorio que pisamos, no por poseerlo, sino porque nos acoge, tendremos un proyecto que valga la pena y que consideremos nuestro. Ese proyecto debe estar ligado al territorio, pero no entendido éste como superficie y divisorias sino como continente del paisaje y las personas que lo habitan. Ese paisaje, que mientras perdura, es testimonio de pasado y esperanza de futuro.

Como ciudadanos, somos sujetos titulares de derechos políticos a la vez que, estamos sometidos a leyes autonómicas, estatales y de instituciones supraestatales como la Unión Europea, además de otros marcos normativos globales como los tratados de libre comercio, que son limitadores de soberanía, sin duda. Porque la soberanía tiene distintas escalas.

La Soberanía Ciudadana está menos delegada, cuando los derechos y los deberes se concretan en un espacio próximo o local. Es más fácil ejercer nuestra soberanía y sentir como nuestro lo que conocemos en primera persona, lo que nos afecta a nosotros y lo que afecta a nuestros prójimos y vecinos. Y es aquí donde el MUNICIPALISMO es una herramienta esencial y un supuesto Contrato Constituyente debe incluirlo y protegerlo. Es imperativo potenciar y hacer efectiva la SOBERANÍA a nivel MUNICIPALasegurando la representación y la participación de los VECINOS (munícipes) para evitar hechos como los que se están viviendo en Madrid, que ve limitada su aplicación de políticas sociales a pesar de contar con superávit o en Carcaboso, (pueblo extremeño de 1200 habitantes), donde un alcalde puede acabar en la cárcel por facilitar el derecho a la vivienda en su pueblo. Son ejemplos en medio urbano y rural donde la soberanía se ha limitado por los instrumentos del Estado y judiciales, respectivamente. Así que esa imaginada “constitución” debe evitar estas limitaciones y potenciar las herramientas de participación y corresponsabilidad vecinales.

El debate sobre encaje territorial, se completa con el necesario también a nivel de Soberanía. Una parte significativa de los ciudadanos catalanes reclama su independencia, quieren ser soberanos y no depender de autoridades superiores, especialmente del Estado Español, aunque curiosamente, si manifiestan aceptación del marco normativo europeo que, objetivamente, en la actualidad, controla muchos aspectos, especialmente de índole económica, que les limita su plena Soberanía. Todos los Estados de la UE, en mayor o menor grado y a pesar de que la soberanía que prima todavía es la soberanía nacional, han cedido una parte de ella a esta Institución que, lamentablemente, todavía carece de un parlamento que haya alcanzado la mayoría de edad. Recordad que como europeos no tenemos aún una constitución.

Cercana la fecha del 4D, fecha relevante en Andalucía, hemos de constatar que No somos ni PARCIALmente SOBERANOS, a pesar de contar con instituciones de gobierno propias como el Parlamento Andaluz y una administración descentralizada. Desde un punto de vista económico nos ha tocado jugar el papel en que, el dinero que generamos es el resultado de vender y estropear los recursos de los que disponemos, hipotecando nuestro futuro y el de los andaluces que nos seguirán. En este sentido creo que está justificado decir que somos una tierra sin soberanía y que en el contexto socioeconómico global nuestra situación es la de colonia del siglo XXI. Nuestras variables económicas están más próximas a lo que llamamos países del Sur que a nuestra pertenencia geográfica a la élite mundial de la que forma parte Europa. Y asumo que los ciudadanos andaluces somos poco conscientes de ello. No se trata de un “España nos roba”, ni de pelearnos por balanzas fiscales desiguales, tampoco de si somos una nación o no, se trata de que ese Contrato Constituyente defina los mecanismos y formas de gobierno territoriales que permitan y aseguren a los ciudadanos unos mínimos para disfrutar de un buen vivir en libertad y ejerciendo la solidaridad. Buen vivir significa asegurar el disfrute efectivo de derechos como la educación, la sanidad, el techo, acceso a la energía, al agua y a alimentación sana, el cuidado de los mayores y los refugiados entre otros. Esto significa concretar en el marco constituyente otras soberanías, como la alimentaria o la energética. Algunos de estos derechos se pueden concretar desde el ámbito municipal, pero otros encuentran mejor encaje en estructuras de gestión de nivel autonómico, federal o confederal, según sea la forma que resultase del proceso constituyente. Más importante que la forma final que se proponga de encaje territorial, es asegurar los derechos y el bienestar de las personas allí donde vivan, es decir facilitar que sean soberanas.

De nuestro propio pasado reciente y el de estados como Portugal y, especialmente, Grecia ha quedado bien a las claras que, en una Europa sin constitución y con un parlamento limitado, la soberanía ha estado en manos del poder económico y que los Estados se han plegado a él, supeditando los derechos de los ciudadanos a dar “prioridad absoluta” al pago de la deuda, algo que lamentablemente se incluyó en la constitución vigente, sin preguntar a los depositarios directos de la soberanía que somos los ciudadanos.

Así que la soberanía, en realidad la ejerce el poder económico de las élites mundiales y no los ciudadanos. La globalización ha potenciado aún más este hecho y los tratados internacionales de comercio lo están normalizando. Hay un Gobierno Global Soberano sin rostro, nada representativo, que ostenta cada vez más poder y resta soberanía. El hecho de que la riqueza a nivel mundial se acumule cada vez en menos manos es la manifestación clara de este hecho. La Globalización económica está permitiendo intercambios financieros y comerciales sin límites de fronteras, mientras impide movimientos de personas y deja que se mueran los pobres y los que huyen de conflictos bélicos y de gobiernos injustos.

Hay que romper el paradigma de que el crecimiento económico permanente sea condición necesaria e incuestionable para progresar. Permitidme la parte ecologista, no se puede crecer ilimitadamente en un planeta finito del que ya hemos extraído y consumido recursos físicos, que nunca más volverán a estar disponibles. No podemos seguir extrayendo soberanamente recursos finitos para impulsar la economía asumiendo que es la única manera de generar empleo. El crecimiento económico debe estar supeditado a los derechos de los ciudadanos que viven hoy, a los que están por llegar y a los límites planetarios.

No estaría de más que la hipotética nueva constitución y los tratados europeos que vengan incluyeran alguno de estos aspectos que facilitaran una transición ordenada hacia un modelo de economía estacionaria donde impere sobre todo el bien común.

En conclusión, hay que recuperar la soberanía económica y dársela a los ciudadanos. Supeditando la economía a dar respuesta a la crisis social y ambiental que enfrentamos. ¿Cómo empezar a hacerlo?: incluir en nuestro nuevo marco constituyente el que no se antepongan los intereses comerciales y financieros a los derechos de las personas. Un Anti 135, dicho sin rodeos. Para conseguir objetivos de este tipo se requiere que el marco constituyente también se dé a nivel europeo, no solo estatal. Al menos, un nuevo tratado que complete el poder del parlamento, y con un núcleo de países que realmente crean en esa Europa con identidad ciudadana y no sólo de los mercados.

Así que necesitamos un proceso constituyente en España, pero también lo necesitamos en Europa, sí de verdad queremos que sea una Europa de los ciudadanos.

Resumiendo, planteo un marco constituyente que potencie la soberanía a distintos niveles, desde lo más local hasta lo europeo, acercándola lo más posible a las personas. Un marco enfocado al aseguramiento de los derechos de todos los ciudadanos/as y la preservación de los recursos naturales de los que dependemos, por encima de los intereses comerciales y financieros. Es decir, blindar los derechos y potenciar las Soberanías Alimentaria y Energética.

Para leer mi intervención completa, pincha aquí.

EQUO consigue que el Parlamento Andaluz apruebe un enfoque sostenible con los mosquitos del Guadalhorce

EQUO ha conseguido introducir un enfoque sostenible, interdisciplinar e integral en el tratamiento de la problemática de los mosquitos del Guadalhorce. Para ello, se valió de tres enmiendas a la proposición no de ley presentada por el PP que fueron aprobadas por la mayoría del Parlamento.

De esta forma, EQUO ha conseguido enriquecer el debate hasta ahora encallado entre Ayuntamiento y Junta sobre cuál de las dos instituciones debía financiar y ejecutar las actuaciones.

La formación verde considera que la complejidad del tema demanda un enfoque interdisciplinar puesto que en él se ven afectados un paraje natural pero también áreas urbanas. Así mismo, hay que tener en cuenta las situaciones relacionadas con el manejo hidrológico de la cuenca del río junto con las dinámicas marinas del litoral que provocan intrusiones de agua salada. Por ello, Carmen Molina, diputada de EQUO en el Parlamento Andaluz (Grupo Parlamentario de Podemos Andalucía), ha manifestado que “se hace imprescindible contar con un grupo de trabajo interdisciplinar e interinstitucional (Ayuntamiento, Diputación, Junta, Confederación Hidrográfica, Costas) que gestione las medidas a llevar a cabo”.

Molina también ha resaltado la importancia de contar con el conocimiento acumulado durante más de tres décadas por el Servicio de Control de Mosquitos de la Diputación de Huelva que “está tratando con solvencia la reducción de las plagas de mosquitos a umbrales compatibles con las necesidades sanitarias, ambientales y económicas del entorno”.

 

Por todo lo anterior EQUO emplaza a la Junta a generar una estrategia integrada de planificación anual con labores de seguimiento y control de los mosquitos mediante técnicas sostenibles como el fomento de la fauna insectívora (vencejos, aviones, murciélagos…) así como labores de información y concienciación a los vecinos.

Artículo publicado originalmente en la web de EQUO Málaga el 28/04/2017.

Si quieres saber más, puedes ver su intervención en la Comisión de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio aquí.

Participo en el debate sobre la nueva Ley de Ordenación Urbanística

En relación a las Jornadas organizadas por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del territorio para plantear el debate de elaboración de una nueva Ley de Ordenación Urbanística en Andalucía debemos decir, que nos ha preocupado el  planteamiento que se lee en el “Documento de compromiso con la REACTIVACIÓN ECONÓMICA y el CRECIMIENTO SOSTENIBLE mediante el impulso y puesta en valor de un decálogo de medidas que agilicen y simplifiquen el procedimiento de aprobación del planeamiento urbanístico”.

Es importante reseñar que atendiendo a la lógica y a la matemática  básica, no existe la posibilidad de un CRECIMIENTO SOSTENIBLE dentro de un MUNDO FINITO. Por tanto solo podríamos hablar de desarrollo sostenible, lo que a su vez nos empezaría a permitir cambiar nuestro paradigma y modelo de desarrollo social, medioambiental y económico.

No existe la posibilidad de un crecimiento sostenible dentro de un mundo finito.

No es precisamente crecimiento (ni sostenible ni de otro tipo) lo que requiere la ORDENACIÓN URBANÍSTICA EN ANDALUCÍA.  En referencia a dicho compromiso, entendemos que el urbanismo no debe ser un instrumento para generar o no economía, si bien su adecuada gestión la posibilitará.
Desde nuestro punto de vista, y a tenor de la contrastada realidad que tenemos, en donde los procesos urbanizadores han predominado desde la vertiente especulativa y generadora de desigualdad territorial y social, la revisión propuesta debería venir promovida por:

1.  la necesaria implicación efectiva y sostenida en el tiempo de la sociedad en su conjunto, ejerciendo su derecho de ciudadanía (reconstruyendo la polis) y hasta ahora sin haber sido tenida en cuenta en el proceso.

2.  Un diagnóstico cualificado y una estrategia de intervención sostenible e integrada, como resultado de una combinación  de políticas intersectoriales: energéticas, económicas, de vivienda, de transporte y movilidad, agroalimentarias, educativas, sociales y ambientales.

Las estrategias de Desarrollo Urbano e Integrado que promueve la estrategia europea en el horizonte 20/20, propician un marco para lograrlo, con o sin financiación europea.

Carmen Molina en el debate sobre la LOUA

Planteamos que es necesario conocer a fondo y analizar, tanto el estado de cumplimiento y desarrollo que han tenido los planes territoriales andaluces, desde el propio Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (P.O.T.A.) a los subregionales, especialmente los de las aglomeraciones urbanas, así como también el grado de desarrollo de los planes municipales. Nos vamos a encontrar con que gran parte del planeamiento de desarrollo no se ha ejecutado y eso es una oportunidad que tenemos que aprovechar para decrecer y preservar suelos de interés.

 

Pregunto en el Parlamento por los trabajos clandestinos en las canteras de Alhaurín de la Torre

Esta semana Carmen Molina ha preguntado en la Comisión de Medio Ambiente por los supuestos trabajos clandestinos que se estarían acometiendo, durante la noche, en las canteras declaradas ilegales de Alhaurín de la Torre.

Cabe recordar que la explotación de áridos en esta zona fue declarada ilegal por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) y que la cantera fue cerrada en abril 2014, pese a lo cual desde la Plataforma en Defensa de la Salud y la Sierra (PDSS) se han ofrecido pruebas gráficas de que la extracción de áridos al menos en una de ellas se mantiene.

Ante las imágenes de máquinas y camiones trabajando en la zona de noche, cargando material en uno de estos yacimientos, ha interpelado por el asunto al consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, convirtiéndose de este modo en la voz de la PDSS y de todas aquellas personas que reclaman que se cumpla con la legalidad y se garantice la paralización de la actividad, dos años después de que concluyese el plazo previsto “para la mal llamada restauración y reforestación de los terrenos”. Por su parte, el consejero de Medio Ambiente se ha limitado a indicar que en caso “de ser cierto” que se están levando a cabo extracciones se tomarán “las medidas oportunas para recuperar la legalidad”; una respuesta insuficiente para Carmen Molina, que no ha dudado a la hora de calificar de “despropósito y abuso” la situación de la cantera, pues “durante los siete años que se les prorrogó la actividad, los permisos que tenían concedidos eran para restaurar la zona, no para seguir extrayendo tal y como han hecho, dejando una tremenda cicatriz en la Sierra. Por eso no se puede permitir que continúen ahora otros dos años con la excusa de nuevo de comprobar la restauración”.

La Sierra de Mijas presenta un elevado interés botánico y paisajístico, pero estas explotaciones han destruido en su totalidad 290 has de monte, eliminando todo tipo de vegetación existente. Así, ha desaparecido el sustrato sobre el que habitaban gran número de especies endémicas y se han destruido los pinares de repoblación, así como los matorrales y pastizales que de forma natural constituirían la vegetación propia del territorio.

 

Puedes leer el artículo completo aquí.

Artículo publicado originalmente en EQUO Andalucía el 9/02/2017.

 

EQUO denuncia que la Junta tardará 20 años en completar el Plan Andaluz de la Bicicleta

Francisco Soler, coportavoz provincial de EQUO Málaga, declara que “no hay motivos que impidan la firma del convenio entre la Junta y el Ayuntamiento de Marbella”.

La parlamentaria andaluza Carmen Molina (EQUO) pedalea en la “bicifestación” de Málaga y denuncia que se necesitarán 20 años para hacer realidad el Plan en el actual ritmo presupuestario.

EQUO se une a las marchas organizadas por las asociaciones ciclistas Ruedas Redondas, Marbella by Civic y Fuengirola-Mijas en Bici para pedir el cumplimiento del Plan Andaluz de la Bicicleta (PAB) a la Junta de Andalucía.

El Plan Andaluz de la Bicicleta es un compromiso del Gobierno y del Parlamento de Andalucía para el periodo 2014-2020 que tiene como objetivo fomentar la movilidad sostenible en bicicleta en Andalucía.  Cuenta con un presupuesto de 420 millones de euros de los que sólo se han invertido 16, apenas un 4 %.

 

 

 

Molina ha participado en la “bicifestación” organizada en Málaga por Ruedas Redondas y se ha comprometido a seguir luchando para la puesta en práctica del Plan puesto que “la realidad palpable del cambio climático en Andalucía exige de acciones urgentes y decididas como el Plan Andaluz de la Bicicleta que, por otro lado, tendría unos beneficios en forma de creación de puestos de trabajo y mejora de la salud de los andaluces”.

Puedes leer el artículo completo aquí.

Nota de prensa publicada originalmente en la web de EQUO Málaga el 03/04/2016.